¿Qué dice la Biblia acerca de confiar en los demás?

La confianza es fundamental para las relaciones humanas, pero no todas las personas son dignas de confianza. Entonces, ¿cómo podemos saber en quién confiar y en qué situaciones? La Biblia nos da consejos.

Primero debemos reconocer que todos los seres humanos somos pecadores (Romanos 3:23). Lo más probable es que nuestra confianza se rompa en algún momento en diversos tipos de relaciones. Quizás sea aún más aleccionador darse cuenta de que lastimaremos a otros en nuestras relaciones y demostraremos que no somos dignos de su total confianza. Pero esta no es una razón para evitar las relaciones o decidir no confiar nunca. Más bien, esta comprensión nos ayuda a restablecer nuestras expectativas. A veces nos sentimos traicionados o como si nuestra confianza se rompiera simplemente porque esperábamos que la otra persona fuera e hiciera lo que solo Dios es y hace. Cada vez que pongamos nuestra confianza en otro ser humano para que sea nuestro Dios, nos decepcionaremos, y con razón. Al mismo tiempo, podemos esperar que otra persona sea honesta o actúe con integridad o cumpla una promesa y aún así encontrar nuestra confianza rota. Pero, nuevamente, la respuesta no es evitar la relación por completo. Más bien, debemos confiar primero en Dios y, en última instancia, poner nuestra confianza en Él.

El Salmo 118: 8–9 dice: "Es mejor refugiarse en el Señor que confiar en el hombre. Es mejor refugiarse en el Señor que fiarse de los poderosos." Proverbios 3: 5–6 dice: "Confía en el Señor de todo corazón, y no en tu propia inteligencia. Reconócelo en todos tus caminos, y él allanará tus sendas." Cuando nuestra confianza está primero en Dios (no en los demás ni en nosotros mismos) somos libres de confiar en los demás. El entendimiento de que Dios es soberano y que obra a favor de sus hijos (Romanos 8: 28-29) elimina gran parte de nuestro miedo al relacionarnos con los demás. Sabemos que incluso si somos traicionados, Dios nunca nos abandonará. Hebreos 13 da algunas instrucciones para la vida cristiana. En parte, les recuerda a los seguidores de Jesús que Dios ha dicho: ‘Nunca te dejaré; jamás te abandonaré’. Así que podemos decir con toda confianza: ‘El Señor es quien me ayuda; no temeré. ¿Qué me puede hacer un simple mortal?’ " (Hebreos 13: 5-6).

Que nuestra confianza esté en última instancia en Dios y no en los demás no significa que confiemos ciegamente en todos con respecto a todo. Jesús advirtió a sus discípulos: "Los envío como ovejas en medio de lobos. Por tanto, sean astutos como serpientes y sencillos como palomas." (Mateo 10:16). Es bueno reconocer que no todas las personas tienen motivos puros y moderar nuestra confianza en consecuencia. Proverbios 13:20 dice: "El que con sabios anda, sabio se vuelve; el que con necios se junta, saldrá mal parado." 1 Corintios 15:33 dice: "No se dejen engañar: ‘Las malas compañías corrompen las buenas costumbres.'". Proverbios 22: 24-25 dice: "No te hagas amigo de gente violenta, ni te juntes con los iracundos, no sea que aprendas sus malas costumbres y tú mismo caigas en la trampa." 2 Corintios 6:14 advierte a los creyentes respecto a estar unidos en yugo desigual con otros creyentes en relaciones cercanas como el matrimonio. Debemos discernir nuestras relaciones y las personas en las que confiamos.

Igualmente importante es el discernimiento sobre las instituciones o las personas influyentes de la sociedad en las que confiamos. 1 Juan 4: 1 dice: "Queridos hermanos, no crean a cualquiera que pretenda estar inspirado por el Espíritu, sino sométanlo a prueba para ver si es de Dios, porque han salido por el mundo muchos falsos profetas." El hecho de que una enseñanza en particular parezca tener autoridad o aceptación popular no significa que sea bíblicamente sana. Si bien debemos someternos a nuestros líderes (Romanos 13: 1-7), no podemos confiar ciegamente en todo lo que escuchamos de fuentes de supuesta autoridad. Deberíamos ser especialmente escépticos con las instituciones con motivos mundanos.

Si bien se recomienda precaución al dar confianza, entablar relaciones de confianza con los demás es gratificante y ciertamente bíblico. Eclesiastés 4: 9-12 habla de las formas en que "Más valen dos que uno". Proverbios 27:17 dice: "El hierro se afila con el hierro, y el hombre en el trato con el hombre." Proverbios 27: 5–6 dice: "Más vale ser reprendido con franqueza que ser amado en secreto. Más confiable es el amigo que hiere que el enemigo que besa." Hebreos 10: 24–25 habla de la importancia de que los creyentes se reúnan y se animen unos a otros al amor y las buenas obras. Efesios 4:15 habla de hablar la verdad unos a otros con amor. La confianza real incluye la voluntad de ser honestos unos con otros, incluso si esa honestidad se siente incómoda o potencialmente dolorosa. No hay sustituto para los amigos fieles y la vibrante comunidad cristiana. Cuando podemos vivir en relaciones de confianza unos con otros, nos edificamos y animamos mutuamente.

Una forma práctica de aprender a confiar en los demás es concentrarse en ser uno mismo digno de confianza. Ser una persona en la que otros pueden confiar implica honestidad e integridad. Significa cumplir tu palabra, no menospreciar a los demás, admitir cuando estás equivocado, buscar el perdón, estar dispuesto a perdonar así como has sido perdonado en Cristo y tener el valor de compartir las verdades de la Palabra de Dios y esforzarte por vivirlas.

El Salmo 1 declara que el hombre que se deleita en la ley del Señor es bendito. Cuando busquemos el reino de Dios y sus caminos primero, nos acercaremos más a Él y nuestra confianza en Él aumentará. También aprenderemos a ser personas dignas de confianza. Al hacer estas cosas, podemos aprender a confiar más libremente en los demás. Podemos pedirle a Dios discernimiento en quién confiar y con qué cosas, y finalmente confiar en Él con los resultados.



Verdad relacionados:

¿Qué significa el mandato de amarnos unos a otros?

¿Qué dice la Biblia acerca de tratar con personas conflictivas?

¿Cómo puedo curarme del dolor de la traición?

¿Cómo puedo curarme del dolor de una relación rota?

¿Cómo puedo llegar a conocer realmente a Dios?


Volver a:
La verdad sobre relaciones






Buscar:



Navegación

Acerca

Fe