¿Qué es la complejidad irreducible?

La complejidad irreducible es un argumento contra la evolución. La evolución enseña el concepto de supervivencia del más apto. Cuanto más los atributos físicos y mentales de una criatura mejoren sus posibilidades de supervivencia, es más probable que pueda vivir lo suficiente como para aparearse y transmitir esos útiles rasgos genéticos a la próxima generación.

La macroevolución se refiere a cambios gigantes en las características físicas. El primer pez que tenía pequeñas protuberancias para ayudarlo a conseguir comida en la tierra era más saludable que el pez normal, y transmitió esas protuberancias a la próxima generación. Finalmente, las aletas simples evolucionan en brazos, manos y dedos que pueden tocar Rachmaninoff en el piano. Microevolución se refiere a pequeños cambios. Un pájaro con un pico un poco más largo que sus compañeros de nido puede alcanzar más insectos en los agujeros de los árboles y vivir una vida más larga y saludable. Por lo tanto, produce más descendientes que también tienen picos más largos y viven vidas más largas y saludables.

La complejidad irreducible saca a relucir esos complejos mecanismos biológicos que no muestran signos de evolución, micro o macro, porque cualquier simplificación o alteración en su diseño los dejaría inútiles para su propósito específico. Para que estos mecanismos se hayan desarrollado, varios cambios genéticos complejos habrían tenido que ocurrir simultáneamente, un evento que es inconsistente con la evolución y matemáticamente casi imposible. Hay varios sistemas biológicos que parecen ser irreduciblemente complejos.

Flagelos bacterianos: el más comúnmente mencionado es el flagelo, o dispositivo de propulsión tipo látigo, de bacterias. Consiste en un eje impulsor, anillos, un estator, un rotor y un interruptor regulador. A pesar de las afirmaciones de los evolucionistas, todavía no ha habido una teoría funcional sobre cómo esta nano-máquina podría haber evolucionado de algo más primitivo.

Coagulación de la sangre: la coagulación de la sangre puede ser esencial para los animales, pero no es un resultado inevitable de las leyes de la física. No hay ninguna ley en física que requiera la coagulación de la sangre. Sin embargo, el mecanismo por el cual los coágulos de sangre son tan complejos que matemáticamente es extremadamente improbable que ocurra espontáneamente sin intervención divina.

El ojo: aunque los evolucionistas han intentado mostrar cómo pudo haber evolucionado el ojo, la gran complejidad del mecanismo desafía la explicación. La retina en realidad interpreta gran parte de la entrada antes de llegar al cerebro. Los procesadores en el cerebro habrían tenido que evolucionar paralelamente pero independientemente del desarrollo del ojo mismo. Incluso la simulación por computadora de la evolución del ojo muestra cómo solo un diseño intencional podría haber resultado en dicha funcionalidad.

Tres características identifican un sistema irreduciblemente complejo: ¿tuvo que suceder (era inevitable por las leyes de la física)? ¿Sucedió por accidente? ¿Un agente inteligente hizo que sucediera? Dado que estas preguntas no pueden responderse definitivamente, la complejidad irreducible es un juego de estadísticas: ¿cuál es la posibilidad de que esta particularidad esencial se haya desarrollado espontáneamente por accidente? En el caso de sistemas irreduciblemente complejos, esa posibilidad es matemáticamente insignificante.

La complejidad irreducible no es un argumento hermético para la participación de la inteligencia en la formación de sistemas biológicos. Es posible que un sistema irreducible pueda ser una simplificación de uno más complejo; una mochila aún puede contener cosas si quita las correas, la cremallera y los bolsillos exteriores. También es posible que un sistema haya evolucionado de otro sistema con un propósito diferente, como puede atestiguar cualquier niño pequeño con una cuchara de madera y una colección de sartenes.

Aún así, la Biblia enseña:

“Tú creaste mis entrañas; me formaste en el vientre de mi madre. ¡Te alabo porque soy una creación admirable! ¡Tus obras son maravillosas, y esto lo sé muy bien! Mis huesos no te fueron desconocidos cuando en lo más recóndito era yo formado, cuando en lo más profundo de la tierra era yo entretejido. Tus ojos vieron mi cuerpo en gestación: todo estaba ya escrito en tu libro; todos mis días se estaban diseñando, aunque no existía uno solo de ellos.” (Salmo 139: 13-16)

La complejidad irreducible no es prueba de creación, pero es lo suficientemente convincente como para que se haga la pregunta: ¿Qué pasa si la Biblia tiene razón?



Verdad relacionados:

La teoría del diseño inteligente: ¿qué es?

¿Qué significa que Dios es el Creador?

¿Cuál es la importancia del creacionismo bíblico?

¿El creacionismo es científico?

¿Qué significa que la humanidad fue creada a la imagen de Dios?


Volver a:
La verdad sobre la creación







Buscar:



Navegación

Acerca

Fe