¿Qué es la ceguera espiritual?

La ceguera espiritual es una condición que tiene una persona cuando no puede ver a Dios o comprender Su mensaje. Aunque Dios está obrando a nuestro alrededor, buscándonos y mostrándonos Su gloria, algunas personas no pueden percibir Su obra divina (Hechos 28: 26-27). Una persona que no ve a Dios no conoce a Dios, y lamentablemente está pereciendo espiritualmente (2 Corintios 4: 3-4; Apocalipsis 3:17). En resumen, aquellos que rechazan a Cristo son espiritualmente ciegos y están perdidos (Juan 6: 68–69).

Ser espiritualmente ciego también se puede traducir como no discernir espiritualmente, como se explica en 1 Corintios 2:14: "El que no tiene el Espíritu no acepta lo que procede del Espíritu de Dios, pues para él es locura. No puede entenderlo, porque hay que discernirlo espiritualmente." Esto significa que para un individuo espiritualmente ciego, las cosas espirituales no tienen sentido.

Aquellos que rechazan la Palabra de Dios son espiritualmente ciegos (2 Pedro 3: 3). No pueden entender la verdad de las Escrituras porque les suena estúpido. (1 Corintios 1:18). Cuando una persona rechaza el mensaje de Cristo, no es salvo y necesita que sus ojos se abran a la importancia de Cristo en su vida (Juan 12:48; Hebreos 2: 2-4).

En las Escrituras, Pablo describe a Satanás como la causa de la ceguera espiritual en su carta a los Corintios. "El dios de este mundo ha cegado la mente de estos incrédulos, para que no vean la luz del glorioso evangelio de Cristo, el cual es la imagen de Dios." (2 Corintios 4: 4). Satanás, quien es el padre de la mentira (Juan 8:44), tiene como objetivo alejar a los humanos de la verdad de Dios de cualquier manera que pueda. La Biblia lo llama extraordinariamente malvado (Juan 8:44), la causa de todas las tentaciones (Lucas 4: 2; Hebreos 4:15; 1 Corintios 7: 5) y el destructor de la carne (1 Corintios 5: 5). Incluso intenta cegar a los creyentes, tratando de atraparnos y alejarnos de Dios a través de la tentación, el miedo, la soledad, la preocupación, la depresión y la persecución (2 Corintios 2:11; Efesios 6:11; 1 Pedro 5: 8– 9).

Es fácil sucumbir a los planes del diablo cuando estamos separados de Dios y confiamos en nosotros mismos. El mundo es tentador y la fuerte inclinación de la humanidad a buscar la felicidad por si sola nubla lo que Dios quiere para nosotros. Cuando las personas persisten en desobedecer a Dios y servirse a sí mismas, Él las entrega a la ceguera espiritual (Juan 12:40; Romanos 1: 24–32). Por medio de la gracia divina, Dios ofrece una forma de ver. Dejados a nuestros propios recursos, los humanos somos espiritualmente ciegos y sin esperanza. Pero Jesús es la luz del mundo y puede abrir nuestros ojos para ver.

En Cristo, se nos da la vista espiritual. Y podemos ejercitar esta visión espiritual permitiendo que Dios reine en nuestras vidas y siguiendo sus mandamientos, que nos protegen de las trampas de Satanás (1 Juan 4:13). Aunque Satanás tiene como objetivo cegar incluso a los creyentes a la bondad de Dios y sus promesas, Dios nos ha proporcionado la armadura espiritual que necesitamos para estar a salvo de los planes del diablo (Efesios 6: 10–18). Marcos 8:18 dice: "¿Es que tienen ojos, pero no ven, y oídos, pero no oyen? ¿Acaso no recuerdan?" Debemos recordar que Jesús es nuestra luz y aferrarnos a su verdad para que nunca seamos cegados a Dios. Jesús es la luz que puede salvarnos de vivir una vida alejada de él.



Verdad relacionados:

¿Quién puede salvarse?

¿Cómo describe la Biblia a un necio?

¿Es bíblica la frase 'ven como eres'? ¿Enseña la Biblia a las personas a venir como son?

¿Cuál es la verdad sobre la salvación?

¿Cómo puedo llegar a conocer realmente a Dios?


Volver a:
La verdad sobre diferentes temas






Buscar:



Navegación

Acerca

Fe