¿Cuándo fue la caída de Satanás y cómo sucedió?

En la eternidad pasada solo existía Dios, y en ese momento solo existía una voluntad: la de Dios. Entonces Dios eligió crear los ángeles. Esto aparentemente fue hecho antes de la creación de nuestro mundo (Job 38: 6-7). Al principio, al menos, las voluntades de los ángeles estaban perfectamente alineadas con las de Dios. Había, en efecto, todavía una sola voluntad en la creación de Dios.

Pero luego sucedió algo que cambió todo. Utilizando un lenguaje poético, la Biblia describe cómo uno de los ángeles se levantó contra Dios, se rebeló e introdujo una segunda voluntad en el orden creado.

Las Escrituras narran los acontecimientos en dos pasajes del Antiguo Testamento: Ezequiel 28 e Isaías 14. Aunque algunos comentaristas de la Biblia creen que estas porciones de las Escrituras no se refieren a la caída de Satanás, muchos otros teólogos están convencidos de que sí.

Al comienzo de Ezequiel 28, el profeta primero se dirige a un "gobernante" de la tierra de Tiro. La histórica ciudad de Tiro era una ciudad de mercaderes inescrupulosos, así como un centro de idolatría religiosa e inmoralidad sexual. El gobernante en cuestión era un hombre llamado Itobaal III, que gobernó Tiro desde aproximadamente 590 hasta 572 a.C. Itobaal (cuyo nombre literalmente significa "vivir con Baal") se describe de esta manera: " “En la intimidad de tu arrogancia dijiste: ‘Yo soy un dios. Me encuentro en alta mar sentado en un trono de dioses’"(Ezequiel 28: 2).

Después de denunciar a Itobaal, el Profeta Ezequiel es dirigido por Dios para entregar una segunda condena al "rey" de Tiro; esta vez, la descripción parece ser de un tipo completamente diferente de ser, uno que no es un simple mortal. Parece que Dios usó la ocasión de la caída de Itobaal para describir la condición original y la caída de Satanás. Al igual que Itobaal, Satanás había levantado su corazón en contra de su Creador, declaró que sería un dios, y que era el rey espiritual de Tiro y toda su idolatría.

Ezequiel describe el estado inicial de Satanás de esta manera: " “Hijo de hombre, entona una elegía al rey de Tiro y adviértele que así dice el Señor omnipotente: ‘Eras un modelo de perfección, lleno de sabiduría y de hermosura perfecta. Estabas en Edén, en el jardín de Dios, adornado con toda clase de piedras preciosas: rubí, crisólito, jade, topacio, cornalina, jaspe, zafiro, granate y esmeralda. Tus joyas y encajes estaban cubiertos de oro, y especialmente preparados para ti desde el día en que fuiste creado. Fuiste elegido querubín protector, porque yo así lo dispuse. Estabas en el santo monte de Dios, y caminabas sobre piedras de fuego. Desde el día en que fuiste creado tu conducta fue irreprochable, hasta que la maldad halló cabida en ti.’ ” (Ezequiel 28: 12-15)

Ezequiel describe a Satanás como un ser creado perfecto. Además, Satanás es un "querubín protector", una orden de ángeles con el acceso más cercano a Dios y que guardan su santidad (véase Ezequiel 10: 1-14; 28:14). Su ubicación en el "santo monte de Dios" habla de su participación en el gobierno de Dios. Caminar "sobre piedras de fuego" comunica una cercanía a Dios en un lugar justo debajo de la gloria en el estrado de los pies de Dios (véase Ezequiel 1:27).

Sin embargo, Ezequiel luego explica la caída de Satanás, y al hacerlo da una idea de cómo el mal entró en la creación de Dios: "Desde el día en que fuiste creado tu conducta fue irreprochable, hasta que la maldad halló cabida en ti. Por la abundancia de tu comercio, te llenaste de violencia, y pecaste. Por eso te expulsé del monte de Dios, como a un objeto profano. A ti, querubín protector, te borré de entre las piedras de fuego. A causa de tu hermosura te llenaste de orgullo. A causa de tu esplendor, corrompiste tu sabiduría. Por eso te arrojé por tierra, y delante de los reyes te expuse al ridículo. Has profanado tus santuarios, por la gran cantidad de tus pecados, ¡por tu comercio corrupto! Por eso hice salir de ti un fuego que te devorara. A la vista de todos los que te admiran te eché por tierra y te reduje a cenizas." (Ezequiel 28: 15-18).

Aquí tenemos la respuesta a cómo el pecado entró en la creación. Creado como una criatura libre, Satanás poseía la habilidad de elegir sus acciones. Evidentemente, debido a su belleza y esplendor, eligió rebelarse contra Dios. Su pecado fue una acción auto-causada que lo llevó a perder su posición, su lugar y sus posesiones.

El profeta Isaías proporciona más detalles sobre las aspiraciones de Satanás: “¡Cómo has caído del cielo, lucero de la mañana! Tú, que sometías a las naciones, has caído por tierra. Decías en tu corazón: «Subiré hasta los cielos. ¡Levantaré mi trono por encima de las estrellas de Dios! Gobernaré desde el extremo norte, en el monte de los dioses. Subiré a la cresta de las más altas nubes, seré semejante al Altísimo»."(Isaías 14: 12-14).

Las cinco declaraciones de "Yo haré" hechas por Satanás en Isaías 14 cada una dan un paso hacia Dios, con cada nuevo paso siendo mayor que el anterior. El deseo de Satanás de llegar a ser más poderoso e importante y subir hasta los cielos puede significar que su rebelión comenzó en la tierra. Deseó elevar su asiento por encima de todos los demás ángeles. La referencia de Isaías al "monte de los dioses" corresponde a la jerarquía del gobierno también mencionada por Ezequiel.

El anhelo de Satanás de ascender por encima de las alturas de las nubes significa que quería usurpar la gloria de Dios (Dios a veces es representado en las Escrituras como viniendo en las nubes, por ejemplo, en Daniel 7:13). Finalmente, el deseo de Satanás de hacerse como "el Altísimo" hace uso de un nombre para Dios - El Elyon - que literalmente significa "poseedor del cielo y la tierra". En pocas palabras, Satanás lo quería todo.

En lugar de obtenerlo todo, Satanás lo perdió todo. Se le recordó que no era más que una criatura, y su solicitud para unirse a la Trinidad fue rechazada.

Con su acto rebelde, Satanás introdujo una segunda voluntad en el orden creado por Dios. Ahora, tristemente, hay miles de millones de voluntades que difieren de las de Dios entre la raza humana y entre las legiones demoníacas que siguieron a la rebelión de Satanás (véase Apocalipsis 12: 2-4).

Sin embargo, la Palabra de Dios dice que vendrá un día de restauración completa. La maldición traída sobre la humanidad caída y la tierra misma será deshecha, y la única voluntad en la creación será la de Dios otra vez: " Y no habrá más maldición; y el trono de Dios y del Cordero estará en ella, y sus siervos le servirán, y verán su rostro, y su nombre estará en sus frentes. No habrá allí más noche; y no tienen necesidad de luz de lámpara, ni de luz del sol, porque Dios el Señor los iluminará; y reinarán por los siglos de los siglos."(Apocalipsis 22: 3-5).

Satanás algún día será asignado eternamente a su lugar en el lago de fuego, como lo harán todos los que lo siguen (Apocalipsis 20:15). Pon tu fe y confianza en Cristo para que puedas evitar los engaños de Satanás y escapar de su destino.



Verdad relacionados:

¿Quién es Satanás?

¿Qué son los demonios según la Biblia?

¿Por qué permitió Dios que Satanás y los demonios pecaran?

¿Qué es la opresión demoníaca?

¿Qué son los ángeles según la Biblia?


Volver a:
La verdad sobre ángeles y demonios
Copyright 2011-2019 Got Questions Ministries - All Rights Reserved. caida de Satanas
¿Cuál es la verdad sobre la salvación?