¿De qué manera es la bondad parte del fruto del Espíritu Santo?

El "fruto del Espíritu" describe características que nunca podríamos tener sin la obra del Espíritu Santo en nuestros corazones. La bondad es sin duda una de ellas. La palabra griega agathosune no solo se refiere a una actitud o una motivación, sino a un estilo de vida caracterizado por la virtud y la buena voluntad.

Estar lleno de bondad es vivir una vida de hacer cosas buenas por los demás (Mateo 7: 17-18; Lucas 6:45). "Bueno" aquí tiene el sentido de justicia. Hacer una buena acción es tratar a los demás de manera justa y también respaldar la virtud.

Lucas 10:42: Es justo y beneficioso pasar tiempo con Jesús y aprender de Él. Cuando María eligió sentarse y escuchar a Jesús en lugar de ayudar a Marta en la cocina, se le felicitó por hacer algo bueno.

Lucas 19:17: Es bueno ser fiel con las bendiciones que Dios nos ha dado. El ser un siervo fiel se llama "bueno".

Lucas 6:27: Cuando nos hacen daño, seguimos haciendo el bien a los que nos han hecho mal; no buscamos venganza ni regresamos mal por mal. Así como una taza de agua derramará agua cuando sea golpeada, un creyente que está lleno del Espíritu derramará bondad cuando se le empuje.

No podemos ser buenos por nuestra cuenta. Dios define la bondad y, como dijo Jesús: "Nadie es bueno sino solo Dios." (Marcos 10: 18b).

Romanos 7: 18-19: la bondad no puede venir del esfuerzo humano. Incluso Pablo, un fariseo del orden más estricto, no podía obligar a cada parte de su persona a encarnar la bondad.

Romanos 12:21: la bondad vencerá al mal. Nuestras expresiones de bondad pueden disminuir o negar los efectos del mal en el mundo. A medida que el Espíritu produce el fruto de la bondad en nosotros, nos convertimos en "sal" y "luz" (Mateo 5: 13-14).

Efesios 2:10: Nuestras buenas obras fueron decretadas por Dios. La extensión natural de la fe en Cristo son las buenas obras en el nombre de Cristo.

Filipenses 1: 6: Dios hace crecer la bondad en nosotros, y no se detendrá hasta que seamos buenos de principio a fin. Cuando veamos a Jesús, seremos "semejantes a Él", completamente caracterizados por la bondad (1 Juan 3: 2).

2 Timoteo 3: 16-17: Estudiar las Escrituras promueve la bondad dentro de nosotros. Dios inspiró las Escrituras para que podamos estar completamente equipados "para toda buena obra".

Dios es bueno. A través de la obra del Espíritu Santo en nosotros, Dios reproduce su bondad en nuestros corazones, y se nota en nuestras vidas. Esta bondad nos permite vivir vidas caracterizadas por el deseo de actuar con rectitud y para el beneficio práctico de los demás. Cuando otros vean la obra de Dios en nosotros, alabarán "al Padre que está en el cielo" (Mateo 5:16).



Verdad relacionados:

¿Qué es el fruto del Espíritu?

¿De qué manera es el amor parte del fruto del Espíritu Santo?

¿De qué manera el gozo es parte del fruto del Espíritu Santo?

¿De qué manera es la paz parte del fruto del Espíritu Santo?

¿De qué manera es la paciencia parte del fruto del Espíritu Santo?

¿De qué manera la amabilidad es parte del fruto del Espíritu Santo?

¿De qué manera es la fidelidad parte del fruto del Espíritu Santo?

¿De qué manera es la mansedumbre parte del fruto del Espíritu Santo?

¿De qué manera es el dominio propio parte del fruto del Espíritu Santo?


Volver a:
La verdad sobre el Espíritu Santo







Buscar:



Navegación

Acerca

Fe