¿La Biblia dice algo acerca de la ansiedad?

Mateo 6: 31-33 registra a Jesús diciendo: "Así que no se preocupen diciendo: “¿Qué comeremos?” o “¿Qué beberemos?” o “¿Con qué nos vestiremos?” Los paganos andan tras todas estas cosas, pero el Padre celestial sabe que ustedes las necesitan. Más bien, busquen primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas les serán añadidas." De manera similar, Filipenses 4: 6-7 dice: "No se inquieten por nada; más bien, en toda ocasión, con oración y ruego, presenten sus peticiones a Dios y denle gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, cuidará sus corazones y sus pensamientos en Cristo Jesús." Básicamente, la Biblia nos dice que no estemos ansiosos. Pero hace más que eso.

La razón por la que se nos indica que no estemos ansiosos es porque Dios sabe que lo estaremos. Si no fuéramos a luchar con la ansiedad, Dios no tendría necesidad de ordenarlo. Tampoco nos dice simplemente que no estemos ansiosos; Él nos da maneras de calmar nuestras preocupaciones.

Primero, no debemos estar ansiosos porque podemos confiar en el carácter de Dios. Se nos dice que Él conoce nuestras necesidades y que Él es fiel para proveerlas. Es debido a su amor, cuidado, poder y misericordia que podemos confiar en Dios y por lo tanto no preocuparnos. Segundo, cuando estamos ansiosos, podemos expresar nuestras preocupaciones sobre el Señor. 1 Pedro 5:6-7 dice: "Humíllense, pues, bajo la poderosa mano de Dios, para que él los exalte a su debido tiempo. Depositen en él toda ansiedad, porque él cuida de ustedes." Salmo 55:22 lleva el mismo mensaje. No necesitamos aferrarnos a la carga de nuestras ansiedades. Podemos expresarlas al Señor y luego dejarlas en sus manos capaces.

A menudo, nuestros pensamientos nos ponen más ansiosos. Esta es una de las razones por las que somos sabios al prestar atención al mandato de que nuestros pensamientos sean cautivos (2 Corintios 10: 5). Cuando nos damos cuenta de lo que estamos pensando y somos capaces de evaluar esos pensamientos basados en la verdad de la Biblia, nuestros pensamientos no nos derrotarán. En lugar de reflexionar sobre la preocupación, reconoceremos el pensamiento y reclamaremos la victoria sobre él por el poder de Cristo y nuestra confianza en Su cuidado amoroso.

Aceptar la paz de Dios a través de la oración, controlar nuestros pensamientos y confiar en la fidelidad de Dios a menudo es más fácil decirlo que hacerlo. Algunas personas luchan con la ansiedad hasta el punto de debilitamiento. Para este tipo de ansiedad, Dios nos ha dado el intelecto para descubrir otras formas de hacerle frente. Estas personas pueden encontrar ayuda para su ansiedad a través de la comunidad (como el cuerpo de Cristo trabajando juntos o los creyentes que sirven para edificarse y cuidarse unos a otros). También pueden encontrar apoyo a través de terapia. Tanto el apoyo comunitario como la terapia pueden ayudar a las personas a evaluar sus pensamientos y alterar su comportamiento para disminuir la ansiedad. De esta manera sirven como asistentes a la verdad de la Biblia. La ansiedad también se experimenta de manera biológica. A veces, los químicos en nuestro cerebro funcionan mal y nos dejan en un estado de pánico o preocupación crónica. Hay medicamentos que pueden ayudar a restaurar nuestros cuerpos para que funcionen de manera normal. Estos diversos recursos son complementos útiles para aprender a arrojar nuestras ansiedades sobre el Señor y recibir Su paz.



Verdad relacionados:

¿Cómo aborda la Biblia el temor?

¿Qué dice la Biblia acerca de la fe?

¿Qué enseña la Biblia acerca de la paciencia?

¿Cómo puedo llegar a conocer realmente a Dios?

¿Cuál es la clave para experimentar gozo en la vida cristiana?


Volver a:
La verdad sobre diferentes temas






Buscar:



Navegación

Acerca

Fe