¿Qué enseña la Biblia sobre el amor duro?

"Amor duro" es la voluntad de ser "severos" pero con un corazón amoroso. Por lo general, pensamos en el amor duro como un enfoque disciplinario firme, que se niega a permitir un comportamiento dañino o que denuncia el error de los demás. La Biblia dice que tales acciones siempre deben estar impulsadas por el amor. Los ejemplos bíblicos de amor duro incluyen a Natán confrontando al rey David por su pecado (2 Samuel 12) y varios proverbios sobre disciplinar a los niños (por ejemplo, Proverbios 13:24).

Otra forma de conceptualizar el "amor duro" es el concepto de decir la verdad en amor (Efesios 4:15). El amor duro a menudo incluye tanto acciones como palabras, pero la idea general es que, no importa cuán difícil sea recibirlo o compartirlo, la verdad necesita ser comunicada y actuada debido al amor. El pastor y autor Warren W. Wiersbe dijo: "La verdad sin amor es brutalidad, y el amor sin verdad es hipocresía".

Cuando el rey David cometió adulterio y mató al esposo de su amante, el profeta Natán fue el único que lo confrontó por su pecado (2 Samuel 12). Natán le dijo la verdad a David de tal manera que David se arrepintió de inmediato. Este es un amor duro.

¿Alguna vez has escuchado, o incluso dicho, "esto me duele más a mí que a ti" cuando se disciplina a un niño? Cuando los padres eligen hacer el arduo trabajo de disciplinar a un hijo, incluso cuando les molesta o les duele que su hijo sufra consecuencias negativas, eso es amor duro. Igualmente, es un amor duro cuando un padre a veces elige no rescatar a su hijo de las consecuencias negativas. Aparte del amor, la disciplina es egoísta y rápidamente puede volverse abusiva o negligente. Con amor y con la sabiduría de Dios, la disciplina adecuada puede ayudar a educar a un niño en los caminos de Dios y, en última instancia, conducirá a mejores cosas (Proverbios 22: 6; Hebreos 12:11). Disciplinamos a los niños porque nos preocupamos por ellos y queremos prepararlos para la vida como adultos. Somos a veces más severos porque los amamos.

El amor duro también ocurre en las relaciones adultas. ¿Alguna vez ha tenido que confrontar a un amigo por un patrón de pecado o un comportamiento dañino en su vida? Es desagradable hacerlo, pero nos enfrentamos porque queremos que nuestro amigo esté libre de las ataduras del pecado. Si tratamos de corregir a los demás sin amor, simplemente estamos juzgando (Mateo 7: 1-5), pero cuando lo hacemos con amor, estamos cumpliendo con uno de nuestros deberes cristianos (1 Timoteo 5: 1-2; Gálatas 6: 1).

El amor duro también ocurre entre familias. ¿Alguna vez ha establecido límites piadosos con un pariente difícil? Eso es amor duro.

Nuestro amor se basa en el amor de Dios y debe seguir Su modelo (Juan 13: 34–35; 1 Juan 4: 16–21). Como creyentes, experimentamos el amor duro de Dios. Hebreos 12: 5-8 dice: “Y ya han olvidado por completo las palabras de aliento que como a hijos se les dirigen: ‘Hijo mío, no tomes a la ligera la disciplina del Señor ni te desanimes cuando te reprenda, porque el Señor disciplina a los que ama, y azota a todo el que recibe como hijo’. Lo que soportan es para su disciplina, pues Dios los está tratando como a hijos. ¿Qué hijo hay a quien el padre no disciplina? Si a ustedes se les deja sin la disciplina que todos reciben, entonces son bastardos y no hijos legítimos."

El amor duro de Dios es difícil de recibir, pero lo siguiente nos puede alentar: "Ciertamente, ninguna disciplina, en el momento de recibirla, parece agradable, sino más bien penosa; sin embargo, después produce una cosecha de justicia y paz para quienes han sido entrenados por ella." (Hebreos 12: 11). Así que podemos considerar que es un gozo cuando enfrentamos pruebas, sin importar su causa, y permitir que Dios use esas dificultades para refinar nuestra fe y hacernos más como Él (Santiago 1: 2–5; Romanos 5: 3–5).

El amor duro es severo. Es difícil de dar y difícil de recibir. Pero cuando reconocemos las implicaciones serias y eternas de nuestras elecciones, llegamos a comprender por qué el amor duro es tan importante. Estamos comprometidos en una batalla espiritual ya que Satanás busca a alguien a quien devorar (1 Pedro 5: 8). Así que permanecemos alerta, nos humillamos ante Dios, echamos nuestras ansiedades en Él, nos mantenemos firmes en la fe, nos sometemos a Dios y resistimos a Satanás, y no lo hacemos solos (1 Pedro 5: 6-11; Santiago 4: 6-10; Efesios 6: 10-18). Tenemos el amor de Dios, el poder del Espíritu Santo y la comunidad de creyentes para ayudarnos. Nos damos amor duro los unos a los otros como un medio de ánimo y edificación mutua (Hebreos 10: 24–25; Santiago 5: 19–20; Gálatas 6: 1–5).

Fuera de la familia de Cristo, el amor más duro es decirle a alguien que sin Jesucristo, su destino para la eternidad seguramente será la separación de Dios. Puede que no sea culturalmente aceptable compartir el evangelio, pero la eternidad pende de un hilo (Juan 3: 16-18). El amor puede ser duro, pero es el llamado de Dios a su pueblo: "Este mandamiento nuevo les doy: que se amen los unos a los otros. Así como yo los he amado, también ustedes deben amarse los unos a los otros. De este modo todos sabrán que son mis discípulos, si se aman los unos a los otros." (Juan 13: 34–35).



Verdad relacionados:

¿Qué significa el mandato de amarnos unos a otros?

¿Cuál es el significado del amor ágape?

¿Cuál es el significado del amor phileo?

¿Puedes amar a una persona aunque no te agrade?

¿Qué significa “El hierro se afila con el hierro”?


Volver a:
La verdad sobre diferentes temas






Buscar:



Navegación

Acerca

Fe