¿Cómo puedo adorar al Señor en espíritu y verdad (Juan 4: 23-24)?

Juan 4: 23-24 registra a Jesús diciendo: "Pero se acerca la hora, y ha llegado ya, en que los verdaderos adoradores rendirán culto al Padre en espíritu y en verdad, porque así quiere el Padre que sean los que le adoren. Dios es espíritu, y quienes lo adoran deben hacerlo en espíritu y en verdad." ¿Qué quiso decir él?

Primero, es importante entender qué es la adoración. Muchos equiparan la adoración con cantar en la iglesia. Este es solo un aspecto de la adoración (Salmo 100: 2), pero la adoración de ninguna manera se limita a la canción. Es una respuesta de vida plena al objeto de nuestra adoración. Cuando realmente adoramos algo, afecta la forma en que vivimos.

Cuando adoramos algo, declaramos que es digno (Salmo 145: 3). La palabra griega usada para "adoración" implica una actitud de reverencia. También incluye gestos físicos como besar la mano o arrodillarse (Salmo 95: 6). Adoramos algo cuando actuamos como si tuviera valor. Por naturaleza, los seres humanos son adoradores. A veces nuestra adoración se centra en lo que realmente es digno de reverencia (como Dios). Otras veces está mal dirigido (por ejemplo, adoramos nuestro trabajo o nuestras cuentas bancarias, la moda o un ícono político).

La adoración es una respuesta vital al valor de su objeto. Cuando adoramos a Dios, lo hacemos en respuesta a quién es Él (Salmo 52: 9). Nuestras actitudes y acciones reflejan que creemos que el carácter y la conducta de Dios son dignos de alabanza y adoración. A veces, nuestra adoración se expresa a través del canto corporativo, la enseñanza y el diezmo. También se expresa en nuestra vida diaria a través de la oración, la lectura de las Escrituras, los actos de bondad, la gratitud, los pensamientos puros y cosas similares.

Luego, tenemos que ver lo que es adorar en espíritu y en verdad. Es importante tener en cuenta que hacemos esto simultáneamente. No adoramos en espíritu en un entorno y en verdad en otro. Estamos en ambos a la vez.

Nuestro espíritu es el núcleo de quienes somos. Es el centro de nuestra volición y nuestras emociones. También sabemos que Dios es un ser espiritual. Adorar en espíritu, entonces, es hacer algo que está más allá de lo físico. No adoramos simplemente doblando las rodillas; adoramos a través de una postura del corazón (Salmo 51:17). Y nuestra adoración está en línea con la adoración en el cielo (Salmo 148: 1-2; Efesios 6:12; Apocalipsis 4: 8).

Adorar en verdad significa que adoramos en base a la verdad (ver Romanos 10: 2). Esto incluye la verdad sobre quién es Dios y lo que hace, de ahí por qué es digno de adoración. También incluye la verdad sobre nuestras circunstancias. Adoramos a Dios incluso cuando estamos experimentando dolor de corazón. Cuando lo adoramos, no nos olvidamos de nuestro dolor, pero adoramos incluso en la verdad de nuestro dolor. También adoramos en circunstancias alegres. La verdad misma puede ser un medio de adoración; adoramos a Dios cuando declaramos su verdad.

Entonces, adorar a Dios en espíritu y en verdad es declarar que Dios es digno de nuestra reverencia. Hacemos esto a través de nuestro centro emocional y a la luz de la realidad. Adoramos a Dios en base a la verdad de quién es Él, la verdad de quienes somos, la verdad de lo que Dios hace y la verdad de lo que está sucediendo en nuestro mundo. Lo hacemos con un corazón inclinado hacia Dios y en sumisión a Él. Adoramos a Dios cuando nuestras actitudes, acciones y palabras declaran que Él es digno de nuestra alabanza.

"¡Cantaban con todas sus fuerzas: «¡Digno es el Cordero, que ha sido sacrificado, de recibir el poder, la riqueza y la sabiduría, la fortaleza y la honra, la gloria y la alabanza!»" (Apocalipsis 5:12).



Verdad relacionados:

¿Cómo una persona ama a Jesús?

¿Cómo puedo llegar a conocer realmente a Dios?

¿Por qué importa la obediencia a Dios?

¿Por qué se alienta a los cristianos a tener un devocional diario o tiempo personal con Dios?

¿Qué tan importante es el crecimiento espiritual en la vida cristiana?


Volver a:
La verdad sobre la vida cristiana






Buscar:



Navegación

Acerca

Fe