Tengo una adicción a la pornografía. ¿Tengo que decírselo a mi cónyuge?

Antes de decidir revelarle esta lucha a tu cónyuge, busca la sabiduría de Dios (Santiago 1: 5, Proverbios 3: 5–6). No hay una respuesta general para esta pregunta.

Santiago 5:16 nos dice: "Por eso, confiésense unos a otros sus pecados, y oren unos por otros, para que sean sanados. La oración del justo es poderosa y eficaz." Si estás atrapado en la lucha de la adicción a la pornografía, la confesión a un creyente cristiano es esencial. Hay muchos programas que pueden ayudarte a vencer este pecado. Muchas iglesias que ofrecen ayuda y el ver a un buen consejero bíblico también te ayudará.

Dios quiere que estemos en relaciones (Génesis 2:18) y el sexo es un regalo especial de Dios para la procreación y para el placer, pero Dios quiere que el sexo sea entre un hombre y una mujer casados solamente.

Para nuestra relación con nuestro cónyuge, es mejor ser completamente abierto sobre quiénes somos: lo bueno, lo malo y lo feo. Ocultar cualquier secreto a nuestro cónyuge es perjudicial para nuestro matrimonio. Debemos confiar en nuestro cónyuge con todo nuestro ser.

Los cónyuges saben cuándo algo anda mal en la relación. Cuando uno de los cónyuges confiesa el uso de pornografía, el otro cónyuge generalmente sabía que algo andaba mal y, a menudo, se culpan a sí mismos. Esto puede causar aún más dolor y separación en la relación que tendrá que trabajar para sanar.

Muchos cónyuges se enteran del uso de la pornografía sin una confesión. Este descubrimiento causa aún más trauma y dolor y se siente como una infidelidad. Cuanto más tiempo se guarde el secreto, más dolor se produce. Algo de este dolor se puede aliviar contándole a un cónyuge y pasando juntos por un proceso de recuperación y reconciliación.

Busca la sabiduría de Dios (Santiago 1: 5) y ten en claro que hay algunos matrimonios que podrían sufrir mucho por tal confesión, como cuando un cónyuge tiene problemas psicológicos o emocionales o si el matrimonio ya está sufriendo por otra crisis. No revelar tu uso de la pornografía a tu cónyuge en este momento no significa que no debas buscar ayuda.

Hay varias organizaciones que ofrecen asesoramiento y recursos. También debes buscar ayuda a través de una iglesia local o un servicio de consejería cristiana.



Verdad relacionados:

¿Es la pornografía un pecado?

¿La Biblia dice algo sobre el voyerismo?

¿Menciona la Biblia la adicción al sexo?

¿Cuáles son los pasos bíblicos para restaurar un matrimonio?

¿Qué enseña la Biblia sobre el matrimonio?


Volver a:
La verdad sobre el matrimonio






Buscar:



Navegación

Acerca

Fe