¿De qué manera es Satanás el acusador?

Satanás es conocido como "el acusador de nuestros hermanos" (Apocalipsis 12:10). Nos acusa de nuestros pecados ante Dios. Satanás no quiere que Dios nos extienda gracia y perdón, ni quiere que recibamos la gracia de Dios. Jesús dice de Satanás: "Desde el principio este ha sido un asesino, y no se mantiene en la verdad, porque no hay verdad en él. Cuando miente, expresa su propia naturaleza, porque es un mentiroso. ¡Es el padre de la mentira!"(Juan 8:44). Necesitamos ser sabios con las tácticas de Satanás para que no sucumbamos a su engaño y aceptemos el peso de la vergüenza que él quiere que carguemos.

Inicialmente, Satanás era un ángel poderoso y hermoso en el cielo, pero fue expulsado del cielo debido a su orgullo: él quería ser exaltado por encima de Dios (Ezequiel 28:15, 17-18; Isaías 14: 12-15). Él y los ángeles (ahora demonios) que se rebelaron junto con él ahora se oponen directamente a Dios y buscan impedir que las personas elijan la salvación, vivan para Dios y caminen en su libertad (1 Pedro 5: 8). Satanás también intenta calumniar y desacreditar a los creyentes haciendo acusaciones sobre ellos ante Dios.

En el libro de Job, Satanás se presentó delante de Dios para acusar a Job de tener un amor falso por Él; dijo que Job solo servía a Dios debido a las bendiciones que Dios le había dado (Job 1: 9-10). Esta acusación se demostró que estaba equivocada cuando, después de perder todo lo valioso para él, Job no se volvió contra el Señor. En el libro de Apocalipsis, vemos que fue "expulsado el acusador [Satanás] de nuestros hermanos, el que los acusaba día y noche delante de nuestro Dios." (Apocalipsis 12:10). Satanás quiere recordarle a la gente sus fallas y pecados y convencerlos de que no son dignos de estar en la familia de Dios. Si bien Satanás acusa a los creyentes día y noche, sus acusaciones siempre se prueban erróneas, y eso es gracias a Jesucristo, nuestro Salvador y nuestro Abogado: "Pero, si alguno peca, tenemos ante el Padre a un intercesor, a Jesucristo, el Justo. Él es el sacrificio por el perdón de nuestros pecados, y no solo por los nuestros, sino por los de todo el mundo."(1 Juan 2: 1–2).

Satanás quiere que tengamos miedo y dudemos de nuestra salvación. Cuando llega la tentación de dudar, necesitamos cambiar nuestro enfoque y mirar a Cristo en su lugar: " […]despojémonos del lastre que nos estorba, en especial del pecado que nos asedia, y corramos con perseverancia la carrera que tenemos por delante. Fijemos la mirada en Jesús, el iniciador y perfeccionador de nuestra fe, quien, por el gozo que le esperaba, soportó la cruz, menospreciando la vergüenza que ella significaba, y ahora está sentado a la derecha del trono de Dios."(Hebreos 12: 1–2). Nuestra salvación viene solo de Dios y nada de lo que dice Satanás puede cambiar eso (Efesios 2: 8–9; Romanos 8: 31–39; Juan 10: 27–30).

Es solo a través de poner nuestra fe en el sacrificio de Jesús que podemos recibir la gracia eterna y misericordia de Dios. Tras la salvación, nos convertimos en parte de Su familia (Juan 1:12). El Señor es quien nos justifica; Él nos ama fiel e incondicionalmente; y sus misericordias para nosotros son nuevas cada mañana (Romanos 8:33; Lamentaciones 3: 22–23). Es cierto que los cristianos continuarán pecando. Pero cuando lo hacemos, sabemos que Jesús nos perdona y es fiel para limpiarnos. Le confesamos nuestros pecados y confiamos en su gracia y misericordia para renovarnos y transformarnos (1 Juan 1: 9; 2: 1). Tenga en cuenta que la convicción del pecado del Espíritu Santo es diferente de las acusaciones de Satanás. El Espíritu Santo nos convence de pecado para atraernos a Dios, donde encontramos la vida. El Espíritu Santo ilumina Su luz en la oscuridad. Satanás nos acusa de pecado para mantenernos atrapados en el pecado o para hacernos desesperar de estar siempre ante Dios. Nos acusa ante Dios de tratar de hacer que Dios reniegue de su perdón. Pero Dios es inmutable y absolutamente fiel, y Sus promesas son verdaderas (2 Corintios 1: 19–22). Romanos 8: 33–35 dice: "¿Quién acusará a los que Dios ha escogido? Dios es el que justifica. ¿Quién condenará? Cristo Jesús es el que murió, e incluso resucitó, y está a la derecha de Dios e intercede por nosotros. ¿Quién nos apartará del amor de Cristo?" El diablo no puede convencer a Dios de que se rinda o nos abandone. Nada puede separarnos del amor de Dios (Romanos 8: 38–39).

El destino final de nuestro acusador está sellado; será atormentado en el infierno y siempre ausente de nuestra eternidad en el cielo (Apocalipsis 20:10; 21: 1–4, 27). Podemos estar seguros de que nuestra salvación es segura (Efesios 1: 13–14). Esto no significa que no tendremos que luchar contra las acusaciones de Satanás en nuestras vidas terrenales actuales. Él sigue siendo el "el príncipe de este mundo" hasta que Jesús regrese (Juan 14:30). Cuando estamos tentados a sucumbir a la vergüenza de las acusaciones de Satanás, podemos levantarnos y lucha contra ellas vistiendo la armadura de Dios (Efesios 6: 10-18) y manteniéndose firme en su verdad. Santiago 4: 6–10 nos asegura que Dios da más gracia. Habla de ser humildes, limpiar nuestras manos, purificar nuestros corazones y llorar por nuestros pecados. Santiago nos dice que nos acerquemos a Dios, que nos humillemos ante Él. Él también dice: "Someteos, pues, a Dios. Resistid al diablo y él huirá de ti" (Santiago 4:7). Debemos apresurarnos a confesar nuestros pecados a Dios y apartarnos de ellos, confiando en que Él nos perdonará y nos equiparará para caminar en la novedad de la vida que se nos ha concedido en Cristo (1 Juan 1: 9). Cuando hemos sido limpiados en Jesucristo, no tenemos necesidad de caminar avergonzados. Satanás no tiene nada de que acusarnos porque todo ha sido cubierto por la sangre derramada de Jesús por nosotros en la cruz. Hebreos 7:25 nos asegura: "Por eso también puede salvar por completo a los que por medio de él se acercan a Dios, ya que vive siempre para interceder por ellos." Podemos confiar en las promesas de Dios. Él es fiel y verdadero y Su Palabra tiene poder sobre cualquier acusación que el enemigo pueda traer.



Verdad relacionados:

¿Existe Satanás?

¿Quién es Satanás?

¿Cuándo fue la caída de Satanás y cómo sucedió?

¿Qué son los demonios según la Biblia?

¿Dios vs Satanás? Si Él es realmente todopoderoso, ¿por qué Dios simplemente no mata a Satanás?


Volver a:
La verdad sobre ángeles y demonios






Buscar:



Navegación

Acerca

Fe