¿Qué es el evangelio?

El apóstol Pablo define el evangelio como "poder de Dios para la salvación de todos los que creen". (Romanos 1:16). Esto significa que el evangelio es algo que Dios hace para salvarnos, y también es algo de lo que somos responsables de creer. La palabra evangelio significa "buenas noticias" y se repite casi 100 veces en el Nuevo Testamento. De hecho, se podría decir que toda la Biblia se centra en esta buena noticia. El Antiguo Testamento nos prepara para ello y lo presagia. Los cuatro evangelios (Mateo, Marcos, Lucas y Juan) nos dicen las buenas noticias, y el resto de la Biblia está escrita para aquellos que han creído en ella.

El evangelio realmente comienza con malas noticias. La historia comienza con la Ley Mosaica, las reglas de Dios para la humanidad, que fueron dadas a los israelitas (Deuteronomio 5: 1). Cuando los israelitas intentaron seguir las reglas de Dios, rápidamente se hizo evidente que ninguna persona podía obedecer la Ley. La naturaleza humana es tal que nos rebelamos contra las reglas; Cuantas más reglas se nos den, más nos sentimos tentados a resistir esas reglas. Esto se llama "pecado". El pecado es la tendencia de todas las personas a querer lo contrario de lo que Dios quiere para ellos. Es la tendencia a elegir la oscuridad sobre la luz, la muerte sobre la vida, la autodestrucción sobre el beneficio propio. La ley mosaica nos muestra esta tendencia en nosotros mismos. Estamos encarcelados por él, para que el evangelio pueda liberarnos (Gálatas 3: 21–26).

¿Tendría sentido la promesa de salvación si no fuéramos sensibles al pecado? Muchos de nosotros hemos experimentado la sensación de que Dios es un "hombre duro" que nos da una Ley que no podemos seguir, lo que nos hace imposible hacer lo correcto (Mateo 25: 24–28). Podemos imaginarlo de pie, con los brazos cruzados, sacudiendo la cabeza ante nuestros continuos fracasos. Pero este no es el carácter de Dios. Dios es amoroso y misericordioso, y sabe que somos débiles. "Tan compasivo es el Señor con los que le temen como lo es un padre con sus hijos. Él conoce nuestra condición; sabe que somos de barro." (Salmo 103: 13–14). La Ley no fue dada para desanimarnos y humillarnos. La Ley fue dada con amor y gracia para que pudiéramos entender nuestra necesidad de un Salvador. Fue dada para que pudiéramos ver que todos estamos en igualdad de condiciones ante Dios (Romanos 3: 10–11, 23; Gálatas 3:28). Cada uno de nosotros está lejos de estar a la altura de la perfección.

Para que Dios nos lleve al cielo, primero tenía que proporcionar una forma de pagar o eliminar el pecado. La Ley Mosaica (escrita por Dios y, por lo tanto, inmutable) dice que solo a través de un sacrificio de sangre se puede eliminar el pecado. ¿Dónde encontraría Dios un sacrificio de sangre que pudiera aplicarse eternamente a todas las personas? La respuesta es Jesucristo. El propio hijo de Dios era perfecto, un cordero sin mancha (Ezequiel 46:13; 1 Pedro 1:19). Aunque vino a la tierra en forma de hombre, su espíritu era eterno y uno con Dios (Juan 1: 1–5). Estas dos cosas lo convirtieron en un candidato adecuado para el sacrificio de sangre que podría lograr la salvación para todos los hombres y mujeres a lo largo del tiempo. “¿Qué diremos frente a esto? Si Dios está de nuestra parte, ¿quién puede estar en contra nuestra? El que no escatimó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no habrá de darnos generosamente, junto con él, todas las cosas? " (Romanos 8: 31–32). ¡Esa es una muy buena noticia!

La pieza final del evangelio es la maravillosa verdad de que la salvación no es el resultado de nuestras buenas obras, sino del poder de Dios para salvar (Efesios 2: 8-10). Él nos justifica (quitando la sentencia de muerte que ganamos con nuestro pecado) y nos santifica, y al final nos glorificará y nos llevará a vivir con Él en el cielo (Romanos 5: 1; 8: 1; Hebreos 10:10, 14; 1 Pedro 1: 3–9). El evangelio se resume en estos simples versículos: "Porque tanto amó Dios al mundo que dio a su Hijo unigénito, para que todo el que cree en él no se pierda, sino que tenga vida eterna. Dios no envió a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para salvarlo por medio de él." (Juan 3: 16–17).



Verdad relacionados:

¿Qué es la Salvación?

¿Cómo puedo tener una relación personal con Dios?

¿Quién es Jesucristo?

¿Por qué Dios exige la fe?

¿La salvación es algo más que simplemente vivir en el más allá?


Volver a:
La verdad sobre la salvación







Buscar:



Navegación

Acerca

Fe