¿Por qué Dios envía a las personas al infierno?

El infierno es el destino predeterminado para la humanidad. Debido a que no cumplimos con el estándar de Dios (a esto se le llama pecado), no podemos morar en su presencia (Mateo 25: 41–46; Romanos 6:23). Esto es el infierno.

Todos fuimos creados para existir eternamente. Depende de nosotros, nuestra elección, si permanecemos en rebelión contra Dios y sufrimos la separación eterna de Él (infierno), o elegimos Su forma de evitar el infierno y vivir con Él eternamente (cielo).

Inicialmente, el infierno se preparó para Satanás y los ángeles que lo siguieron en rebelión, pero las personas que no eligen la salvación también se encontrarán allí (Mateo 25:41; Romanos 6:23).

Dios es perfectamente justo y moral (Salmo 18:30; 1 Juan 1: 5). Cuando no vivimos a la altura de Sus estándares (y no lo podemos hacer por nuestros propios esfuerzos) se le llama pecado (Romanos 3:23). Todos tenemos una naturaleza pecaminosa (Romanos 5:12) y nacemos muertos en pecado (Efesios 2: 1–9). Estamos separados de Dios y también elegimos continuamente la separación de Él (Santiago 1: 13-16). En la tierra, esto es rebelión contra Dios. En el más allá, a esto se le llama infierno. Pero no necesitamos seguir condenados. Juan 3: 16–18 dice: "Porque tanto amó Dios al mundo que dio a su Hijo unigénito, para que todo el que cree en él no se pierda, sino que tenga vida eterna. Dios no envió a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para salvarlo por medio de él. El que cree en él no es condenado, pero el que no cree ya está condenado por no haber creído en el nombre del Hijo unigénito de Dios."

¿Por qué Dios envía a la gente al infierno? Dios envía a la gente al infierno porque Él no sería justo si no lo hiciera (Salmo 7:11). Como un juez terrenal que no castiga a los condenados, Dios sería injusto si hiciera lo mismo (Deuteronomio 32: 4). Al elegir no creer en Jesús y aceptar la oferta de salvación que Dios provee libremente, las personas eligen permanecer condenados y ser enviados al infierno.

Así como Dios es justo, también está lleno de misericordia. Debido a su carácter de misericordia y su amor por las personas, diseñó una forma de evitar el infierno. Envió a Su Hijo, Jesucristo, para que recibiera el castigo que nosotros merecemos (Efesios 2: 8–9; Romanos 6:23; 10: 9; Juan 3: 16–18). Cuando aceptamos el sacrificio de Jesús en la cruz como un sustituto del nuestro (1 Pedro 2:24), creemos sus declaraciones sobre su divinidad y estamos de acuerdo con él sobre nuestro pecado, entonces podemos evitar el infierno. Más que eso aún, podemos recibir la vida verdadera (Juan 10:10; Romanos 6:23).



Verdad relacionados:

¿Quién irá al infierno?

¿Es el infierno eterno realmente un castigo justo por toda una vida de pecado?

¿Qué es la muerte eterna?

¿Qué es la vida eterna?

¿Cómo puedo estar seguro de que cuando muera iré al cielo?


Volver a:
La verdad sobre la eternidad






Buscar:



Navegación

Acerca

Fe