¿Cómo es Jesús el Cordero de Dios?

"¡Aquí tienen al Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo!" (Juan 1:29). Cuando Juan el Bautista vio a Jesús acercarse, esto es lo que proclamó. Entonces, ¿qué significa que Jesús es el Cordero de Dios?

Los corderos desempeñan un papel importante en el sistema de sacrificios del Antiguo Testamento, así como en la profecía mesiánica. Éxodo 29: 38-46 describe el sacrificio que se realizaba dos veces al día de corderos de un año. Dios dijo: "Las generaciones futuras deberán ofrecer siempre este holocausto al Señor. Lo harán a la entrada de la Tienda de reunión, donde yo me reuniré contigo y te hablaré" (Éxodo 29:42). La ofrenda del cordero simbólicamente expiaba los pecados de la gente para que pudieran estar en comunión con Dios. El sacrificio de Jesús hace lo mismo por nosotros. El escritor de Hebreos dice: "Cristo, por el contrario, al presentarse como sumo sacerdote de los bienes definitivos en el tabernáculo más excelente y perfecto, no hecho por manos humanas (es decir, que no es de esta creación), entró una sola vez y para siempre en el Lugar Santísimo. No lo hizo con sangre de machos cabríos y becerros, sino con su propia sangre, logrando así un rescate eterno. La sangre de machos cabríos y de toros, y las cenizas de una novilla rociadas sobre personas impuras, las santifican de modo que quedan limpias por fuera. Si esto es así, ¡cuánto más la sangre de Cristo, quien por medio del Espíritu eterno se ofreció sin mancha a Dios, purificará nuestra conciencia de las obras que conducen a la muerte, a fin de que sirvamos al Dios viviente! Por eso Cristo es mediador de un nuevo pacto "(Hebreos 9: 11-15a). Es la sangre de Jesús que expía nuestros pecados y restaura nuestra relación con Dios. Es debido a su muerte y resurrección corporal que podemos encontrarnos con Dios y escucharlo.

Vemos como se prefigura a Jesús como el cordero del sacrificio en la historia de Abraham e Isaac (véase Génesis 22: 1-14). Abraham llevó a su hijo a Moria, por orden de Dios, con la intención de sacrificarlo. Cuando el niño preguntó dónde estaba el cordero del sacrificio, Abraham respondió: "El cordero, hijo mío, lo proveerá Dios" (Génesis 22: 8). Abraham estaba preparado para ofrecer a su hijo a Dios, pero Dios le impidió hacerlo y le dio un carnero para que fuera sacrificado. En una escala mayor, Dios proveyó el Cordero para nosotros, su propio Hijo. Solo el sacrificio de Dios es verdaderamente suficiente para nuestra expiación.

A Jesús también se le conoce como el Cordero de la Pascua (1 Corintios 5: 7). La Pascua se describe en Éxodo 12. La primera Pascua ocurrió durante la liberación de los israelitas de Egipto por parte de Dios. El ángel de la muerte pasó sobre Egipto y mató a los primogénitos. Sin embargo, los israelitas recibieron instrucciones de matar a un cordero sin mancha, limpiar la sangre del cordero sobre el poste de la puerta y quedarse dentro (comer el cordero y el pan sin levadura con prisa). Cuando el ángel de la muerte vio la sangre en sus puertas, pasó por alto así a los primogénitos de los israelitas. La Pascua debía ser conmemorada cada año como una fiesta que dura siete días. En esencia, el cordero es el protector de los israelitas y también es visto como el vencedor de ellos. Es debido a la sangre del cordero que se salvan de la muerte. Debido a la sangre de Jesús, nos salvamos de la muerte (espiritual). "Porque la paga del pecado es muerte, mientras que la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús, nuestro Señor." (Romanos 6:23). Estamos "cubiertos por la sangre de Jesús" y, por lo tanto, se nos salva de la muerte y se nos da vida. Curiosamente, la crucifixión de Jesús ocurrió durante la Pascua.

Jesús cumplió el sistema de sacrificios del Antiguo Testamento. Se convirtió en la ofrenda de una vez por todas por nuestros pecados (Hebreos 10: 1-18). Jesús siendo el Cordero de Dios también se refiere a otras profecías con respecto al Mesías. Por ejemplo, Isaías 53: 7 dice: "Maltratado y humillado, ni siquiera abrió su boca; como cordero, fue llevado al matadero; como oveja, enmudeció ante su trasquilador; y ni siquiera abrió su boca." Jeremías 11:19 es un pasaje similar.

En resumen, Jesús como el Cordero de Dios es un sacrificio por nuestros pecados en cumplimiento del sistema de sacrificios del Antiguo Testamento. Es por Su sacrificio que nuestra comunión con Dios es restaurada y por la cobertura de Su sangre que nos salvamos de la muerte espiritual.



Verdad relacionados:

¿Quién es Jesucristo?

¿Cómo es Jesús nuestro Sumo Sacerdote?

¿Es Jesús el Mesías?

¿Cómo es que Jesús es nuestro mediador?

¿Por qué es tan importante que Jesús resucitó de entre los muertos?


Volver a:
La verdad sobre Jesús
Copyright 2011-2020 Got Questions Ministries - All Rights Reserved. Jesus cordero de Dios
¿Cuál es la verdad sobre la salvación?