¿Qué rol tuvo el Espíritu Santo en el Antiguo Testamento?

La primera vez que aparece el Espíritu Santo en el Antiguo Testamento fue en el rol de crear: “La tierra era un caos total, las tinieblas cubrían el abismo, y el Espíritu de Dios iba y venía sobre la superficie de las aguas” (Génesis 1:2). También fue incluida la creación de los Humanos: “El Espíritu de Dios me ha creado; me infunde vida el hálito del Todopoderoso.” (Job 33:4).

El Espíritu Santo en el Antiguo Testamento fue involucrado únicamente en las vidas de hombres y mujeres, por lo que “competía” con hombres malos (Génesis 6:3).

Nehemías 9:20 revela el rol de enseñar del Espíritu: “Con tu buen Espíritu les diste entendimiento. No les quitaste tu maná de la boca; les diste agua para calmar su sed.”(ver también versículo 30). El espíritu Santo también enseña en Job 32:8 y en Salmos 143:10.

El Antiguo Testamento también revela que el Espíritu Santo fue una manifestación de la presencia de Dios. Cuando David confesó su pecado, le suplicó a Dios: “No me alejes de tu presencia ni me quites tu santo Espíritu.” (Salmos 51:11). Otros pasajes también notan su rol (Salmos 139:7; Hageo 2:4-5).

El Espíritu Santo también fortaleció a gente en el Antiguo Testamento para poder lograr un programa divino. Las obras de Sansón fueron hechas cuando “el Espíritu del Señor vino con poder sobre él” (Jueces 14:6; ver también 15:4). Hay muchos más ejemplos, incluyendo el trabajo del Espíritu dentro de José (Génesis 31:8), Moisés y los 70 ancianos de Israel (Números 11:17), Gedeón (Jueces 6:34), David (1 Crónicas 28:12), y muchos más. Cuando el trabajo fue completado, el Espíritu Santo abandonaba la persona. Esto se compara con el rol del Espíritu Santo hoy en día en el que mora en el creyente y permanece con ello “para siempre” (Juan 14:16).

El último rol del Espíritu Santo en el Antiguo Testamento es Su relación al Mesías. Isaías 42:1 profesó, “Éste es mi siervo, a quien sostengo, mi escogido, en quien me deleito; sobre él he puesto mi Espíritu, y llevará justicia a las naciones.” Mucho antes de la llegada de Jesucristo, los profetas hablaban del Mesías como Uno que tendría el Espíritu sobre Él. Cuando Jesús fue bautizado en el Rio Jordán, “y el Espíritu Santo bajó sobre él en forma de paloma” claramente revelando que Jesús era el Mesías (Lucas 3:22).

El Espíritu Santo puede actuar en diferentes roles o papeles en diferentes tiempos, pero, como la tercera Persona de la Trinidad, Su naturaleza es siempre la misma. El mismo Espíritu involucrado en la creación del universo vive con aquellos que siguen a Cristo hoy en día. Cristianos gozan los beneficios de cada día de una relación personal con Dios por medio de la presencia del Espíritu Santo. El espíritu quien fortaleció a Sansón y causo que David bailara ahora nos fortalece a nosotros y nos llena de alegría. “No será por la fuerza ni por ningún poder, sino por mi Espíritu —dice el Señor Todopoderoso—” (Zacarías 4:6).



Verdad relacionados:

¿Cuál es el papel del Espíritu Santo?

¿Cuándo recibimos el Espíritu Santo?

¿Cómo nos sella el Espíritu Santo?

¿Qué significa ser colmado del Espíritu Santo?

¿Qué es el fruto del Espíritu?


Volver a:
La verdad sobre el Espíritu Santo

Copyright 2011-2019 Got Questions Ministries - All Rights Reserved. El Espíritu Santo del Antiguo Testamento
¿Cuál es la verdad sobre la salvación?