¿Es la fe en Dios una muleta?

Por extraño que parezca, no se registra que ningún ateo prominente haya dicho: "La fe en Dios es una muleta". Aunque el sentimiento está relacionado, es la religión la que se compara con una muleta, no la fe en Dios. Richard Dawkins cree que la religión es una muleta para aquellos que tienen miedo de dejar de existir después de la muerte. El autor de ciencia ficción Robert Heinlein escribió que "la religión es una muleta para las personas que no son lo suficientemente fuertes como para enfrentarse a lo desconocido sin ayuda". Otros afirman que la religión es una muleta para los débiles que necesitan el apoyo de un grupo.

Los cristianos no son de mente débil, pero admiten sin inconvenientes su debilidad espiritual sin Cristo. El hecho es que todos tenemos un impedimento espiritual llamado pecado (Romanos 3:23), y todos necesitamos el poder de Cristo para vencerlo. Admitir el hecho no es nada de lo que avergonzarse. Nadie se burla de un hombre discapacitado que usa una muleta para compensar su discapacidad física. Tampoco nadie debería ridiculizar a un cristiano cuya fe compensa su discapacidad espiritual. No hay nada de malo en que una persona necesitada busque ayuda.

Decir que la religión es una muleta es decir que debemos valernos por nuestro propio poder, ver el mundo como un lugar frío y vacío y tratarlo en consecuencia. Para el ateo materialista, rechazar la religión incluye la creencia de que la muerte es simplemente dejar de existir. O, como dijo Heinlein, entrar en lo desconocido. Una opinión común entre los sociólogos ateos es que el miedo a esta "incógnita" hizo que las personas crearan mitos de una deidad supervisora y benéfica que lleva a cabo un plan benéfico ante la muerte. Los ateos tienden a pensar que, sin este mito, la mayoría de las personas se sentirían tan abrumadas por el miedo a la muerte que serían incapaces de funcionar en la vida.

La idea de Dios como un mecanismo imaginario con el cual enfrentar la realidad comenzó con Sigmund Freud. El famoso neurólogo y psicoanalista era ateo y no podía aceptar la posibilidad de que Dios pudiera existir. Él creía que las luchas de la vida y la falta de figuras paternas fuertes y amorosas inspiraron la construcción de un Dios-Padre imaginario. Este Dios Padre proveería todas las necesidades psicológicas de los engañados. La lucha más grande en la vida humana es la muerte, y los ateos posteriores se aferraron al concepto del miedo a la muerte como el impulso principal para la creación de una historia de fantasía que hizo que todo estuviera bien.

Hay algunos problemas con la teoría. Si el miedo a la muerte es verdaderamente universal y es la causa de toda religión, entonces la selección de las religiones del mundo no es muy satisfactoria. Si la humanidad tiene tanto miedo a la muerte que tienen que idear un sistema de creencias falso, ¿por qué la religión es tan compleja? Un sistema de creencias destinado a calmar el miedo a la muerte debería implicar simplemente morir y llegar al paraíso. En cambio, casi todos los sistemas de creencias en el mundo de alguna manera vinculan los actos realizados durante la vida con el descanso en la otra vida. Si la muerte fuera la principal preocupación, llegar a una vida futura favorable probablemente sería más simple.

Esto nos lleva a otra teoría sociológica común acerca de la religión: la religión fue desarrollada para controlar y unificar a las personas con una lista de reglas, una jerarquía de autoridad y explicaciones de sucesos místicos. Muchos sociólogos seculares afirman que la religión se desarrolló como una fuerza estabilizadora necesaria en la sociedad.

Es cierto que la religión proporciona comunidad, familia y amistad que a menudo faltan en el mundo moderno. La necesidad de pertenecer es una fuerza poderosa, y la religión llena esa necesidad muy bien. Es concebible que muchas personas se unan a las religiones no porque hayan analizado objetivamente y estén de acuerdo con todos los principios de la fe, sino porque las tradiciones y los rituales proporcionan un propósito y consuelo. Entonces, suponiendo que Dios no existe, la oferta de comunidad podría explicar razonablemente la existencia de la religión.

Pero "asumir que Dios no existe" es una suposición completamente mejorable. Hay evidencias sustanciales de que Dios existe. Si no existiera, la religión sería realmente absurda. Pero si Dios existe, o si existe una posibilidad razonable de que Él exista, es razonable desear tratarlo adecuadamente.

El argumento "la religión es una muleta" intenta explicar la religión al insistir en una circunstancia hipotética sin tocar el meollo del asunto. Es cierto que muchas personas acuden a la religión porque quieren una respuesta a la muerte o un sentimiento de pertenencia. Pero el argumento no hace nada para refutar la existencia de Dios o la legitimidad real de cualquier religión. La afirmación de que "la religión es una muleta" es un juicio defensivo de motivos que ignora por completo la discusión de la verdad. También es un punto de vista orgulloso y condescendiente.

Jesús dijo: "Dichosos los pobres en espíritu" (Mateo 5: 3); es decir, aquellos que humildemente reconocen su bancarrota espiritual recibirán la compensación de Dios. Pablo admitió su insuficiencia espiritual, pero tenía la confianza de que el poder de Dios se perfecciona en la debilidad (2 Corintios 12: 9). Para el cristiano, la fe no es una muleta; es una parte necesaria de la vida (Romanos 1:17).



Verdad relacionados:

¿La religión es opio del pueblo?

¿Dios es imaginario?

¿Por qué debería creer en Dios?

¿Cómo apoya el argumento ontológico la existencia de Dios?

¿Cómo apoya el argumento teleológico la existencia de Dios?


Volver a:
La verdad sobre la visión del mundo






Buscar:



Navegación

Acerca

Fe