¿De dónde vino el Día de San Valentín?

El origen del Día de San Valentín no está claro. El 14 de febrero figura en el Calendario de los Santos, tanto en las iglesias anglicanas como en las luteranas. La Iglesia Católica Romana ya no incluye el Día de San Valentín en su calendario oficial y, en cambio, lo ha convertido en una celebración local. La iglesia ortodoxa oriental celebra el día de San Valentín, pero en julio. Hay varios San Valentín asociados con el 14 de febrero, pero parece que la tradición gira en gran medida alrededor de San Valentín de Roma.

Se dice que San Valentín de Roma es un mártir cristiano, asesinado el 14 de febrero de 496 bajo el mandato del emperador Claudio II de Roma. Existen varias historias sobre su persecución. Una es que durante la persecución general de los cristianos, el emperador Claudio II entrevistó personalmente a San Valentín de Roma para la sentencia. Evidentemente, Claudio II quedó impresionado por Valentín y le ofreció que si Valentín se convertía al paganismo, podría salvar su vida. En lugar de convertirse, se dice que Valentín intentó convertir a Claudio al cristianismo, ganándose así la pena de muerte. Antes de su ejecución, se cree que Valentín realizó un milagro de curación para la hija ciega del carcelero, Julia. En algunas versiones, Valentín escribió una carta a Julia antes de su ejecución, firmada “Tú Valentín”.

Otra tradición sugiere que Valentín realizó bodas para soldados a los que se les había prohibido casarse por mandato del emperador Claudio II basándose en la creencia de que los hombres solteros son mejores soldados. Valentín fue encarcelado y supuestamente aquellos a quienes había casado le pasaban notas y flores en la cárcel. También, mientras estaba en la cárcel, se enamoró de la hija del carcelero. Antes de su ejecución, se dice que le escribió una carta de amor firmada: “Tú Valentín”.

También existe la tradición de que Valentín dio corazones hechos de pergamino a soldados y cristianos perseguidos, recordándoles sus votos y el amor de Dios. Algunos han vinculado el Día de San Valentín a una celebración del comienzo de primavera. Otros han sugerido que el Día de San Valentín tiene raíces paganas y está asociado con Lupercalia, una fiesta pagana de febrero centrada en la fertilidad y el amor. Otros dicen que la conexión entre el Día de San Valentín y el romance no se produjo hasta el siglo XIV con los escritos del poeta inglés Chaucer.

Parece que la celebración moderna del Día de San Valentín como una festividad romántica que incluye el intercambio de tarjetas, chocolates y flores, surgió en gran parte en Inglaterra y se desarrolló recientemente. Las tarjetas de San Valentín comercializadas se produjeron a principios y mediados del siglo XIX. En la última parte del siglo XX, dar regalos se hizo popular. La celebración del Día de San Valentín se ha extendido desde Inglaterra hasta la angloesfera y más allá.

Las tradiciones de San Valentín, e incluso la fecha de celebración, varían según el país. Muchos países incluyen las tradiciones de intercambiar tarjetas, dulces, flores u otros regalos con seres queridos. En algunos países, el Día de San Valentín es en gran medida una celebración de la amistad, mientras que en otros países es una celebración del amor romántico. Las actitudes hacia el día de San Valentín también varían. Algunas personas en los países occidentales ven el Día de San Valentín principalmente como un festivo que beneficia a las compañías de tarjetas de felicitación, las fábricas de chocolate y las floristerías. Algunas parejas consideran el Día de San Valentín como un día particularmente importante para expresar su amor mutuo, mientras que para otras es solo otro día. Para algunas personas solteras que desean casarse, el Día de San Valentín es visto como un recordatorio hiriente de aun no haber logrado cumplir el anhelado sueño de casarse. Para otros, tanto solteros como casados, Valentine es simplemente un día para expresar amor a toda clase de amigos y familiares.

Los cristianos son libres con respecto a la celebración del día de San Valentín. Hay muchas cosas positivas que decir acerca de celebrar el amor el uno por el otro. No hay nada de malo en expresar el amor a través de tarjetas y regalos en un día específico del año. Pero tampoco hay nada inherentemente justo al respecto, y también debemos expresar nuestro amor mutuo durante todo el año y de varias maneras. Si bien no existe tal cosa como la "santidad" en los términos expresados por la Iglesia Católica, ciertamente no hay nada de malo en conmemorar a los mártires cristianos o cristianos fieles del pasado. Tampoco hay un mandato bíblico para hacer tales cosas. Éste festivo no es ni bíblico ni anti-bíblico. Los cristianos pueden aplicar los principios que se encuentran en Romanos 14: 5: "Hay quien considera que un día tiene más importancia que otro, pero hay quien considera iguales todos los días. Cada uno debe estar firme en sus propias opiniones."



Verdad relacionados:

¿Deberían los cristianos celebrar días festivos?

¿Deberían los cristianos celebrar días festivos?

¿Deberían los cristianos celebrar la Navidad?

¿Cuáles son los diferentes festivales judíos en la Biblia?

¿Qué es el Martes Gordo / Mardi Gras?


Volver a:
La verdad sobre los días festivos






Buscar:



Navegación

Acerca

Fe