¿Cuáles son las cuatro nobles verdades en el Budismo?

La realidad del sufrimiento, la impermanencia del mundo, la liberación que viene al eliminar el deseo y la necesidad de seguir el Noble Camino Óctuple son las cuatro piedras angulares de casi todas las formas de budismo. Éstas son las cuatro nobles verdades. Están respaldadas por la creencia en la reencarnación (Samsara) y el Nirvana, la eliminación de todo deseo y sufrimiento.

Experimentar estas verdades es más importante que creer en ellas, dice el budismo.

La realidad del sufrimiento (dukkha) incorpora ansiedad, frustración e insatisfacción. El budismo enseña que el sufrimiento proviene de los deseos y expectativas erróneos, específicamente debido a la naturaleza temporal de todas las cosas. Esto es fundamental para la creencia budista y es la explicación budista de lo que está mal en la humanidad: el sufrimiento causado por el deseo de lo que es temporal.

Esta impermanencia (anicca o tanha) se aplica a todas las cosas, incluido el yo. Nada en el universo es inmutable o permanente según el pensamiento budista. Es fácil ver por qué los deseos negativos son dañinos, pero el budismo también enseña que los deseos positivos también se basan en lo temporal y, por lo tanto, también contribuyen al ciclo de reencarnación y dukkha. Esta es la segunda noble verdad.

El ciclo de sufrimiento, muerte y renacimiento solo puede romperse eliminando todo deseo de cosas temporales, la Tercera Noble Verdad.

Cuarto, el Noble Camino Óctuple es la forma de eliminar el deseo de la experiencia de una persona. Estos incluyen visión correcta, intención correcta, habla correcta, comportamiento correcto, sustento correcto, esfuerzo correcto, conciencia correcta y meditación correcta.

Los budistas enseñan que seguir las Cuatro Nobles Verdades y el Noble Camino Óctuple es la forma de eliminar el ciclo de reencarnación y alcanzar el Nirvana, un estado de completa ausencia de deseo. Aquí, uno deja de existir.

Al igual que con muchas principales cosmovisiones del mundo, no todo en esta enseñanza es contrario a la Biblia. La vida incluye sufrimiento, y gran parte de eso se basa en deseos pecaminosos (Romanos 13:14; Gálatas 5:17). Muchas cosas en esta vida no son permanentes y no deberíamos gastarnos en ellas (Mateo 6: 19–20). Nuestras vidas son breves y a menudo cambian (Santiago 4:14). Sin embargo, en los asuntos de la eternidad y cómo uno es transformado, las Cuatro Nobles Verdades son drásticamente diferentes de la verdad bíblica.

La Biblia revela al único Dios verdadero que es eterno y no cambia. Él comunica su deseo de tener una relación con las personas y cómo esa relación puede mantenerse correcta. Los que siguen Su guía entrarán en una relación eterna con Él y finalmente vivirán con Él en el cielo para siempre (Mateo 25:21; Juan 4:14; 10:28). Aquellos que no siguen Su guía, que la rechazan y al Dios que la redactó, también vivirán eternamente, pero separados de Dios (2 Tesalonicenses 1: 9). Contrariamente a la reencarnación, la Biblia dice que cada persona morirá una vez y luego enfrentará el juicio (Hebreos 9:27).

Además, la Biblia enseña que la vida se puede disfrutar (Juan 10:10). No todo deseo está mal (Salmo 37: 4). Nuestras vidas en la tierra tienen valor y mérito y pueden vivirse para la gloria de Cristo (Filipenses 1:21; Colosenses 3:17). El problema con la humanidad no es el deseo, sino el pecado. Y la única solución a ese problema es la salvación a través de Jesucristo (Juan 14: 6; Efesios 2: 8-10).

Tanto el cristianismo como el budismo enseñan que las personas necesitan ser transformadas en sus actitudes, deseos y comportamiento. El budismo enseña que esto se puede hacer al eliminar el yo a través de la fuerza de voluntad y la disciplina, mientras que el cristianismo enseña que esto solo se puede hacer con la intervención de Dios mismo (1 Corintios 6:11; Romanos 12: 2). El cristianismo también enseña que cada persona es creada individualmente (Salmo 139: 13) y tiene valor y significado (Génesis 1: 26–27; Mateo 5:22). El yo no necesita ser eliminado, sino regenerado y santificado a través de la obra de Jesucristo y el Espíritu Santo que mora en nosotros (2 Corintios 3:18; 5: 17–21). Los humanos están hechos para la gloria de Dios y pueden deleitarse en Él por la eternidad. En lugar de aniquilar al yo eliminando el deseo, debemos ser transformados y restaurados por el Dios que nos creó.



Verdad relacionados:

¿Qué creen los budistas? ¿Qué es el budismo?

¿Cuál es el Noble Camino Óctuple en el budismo?

¿Qué es el nirvana en el budismo?

¿Por qué un budista debería considerar convertirse en cristiano?

Ya que hay tantas religiones diferentes; ¿Cómo saber cuál es la correcta?


Volver a:
La verdad sobre la religión






Buscar:



Navegación

Acerca

Fe