¿Es pecado para los cristianos ver strippers o ir a un club de striptease?

Jesús dijo: "Pero yo les digo que cualquiera que mira a una mujer y la codicia ya ha cometido adulterio con ella en el corazón." (Mateo 5:28). Sí, ver strippers es un pecado.

A menudo nos enfrentamos con la satisfacción de los deseos de lo que Romanos 8 llama la carne, nuestros deseos egoístas, o vivir de acuerdo con los caminos de Dios. Se nos da una opción y, a través del poder de Cristo, podemos elegir las cosas del Espíritu, las cosas de Dios. "La mentalidad pecaminosa es muerte, mientras que la mentalidad que proviene del Espíritu es vida y paz." (Romanos 8: 6).

El sexo es un regalo de Dios que Él quiere que disfrutemos dentro del matrimonio (Hebreos 13: 4; 1 Corintios 6:18). Cuando intentamos satisfacer nuestros deseos sexuales fuera del matrimonio, eso es pecado. Los clubes de striptease ofrecen disfrute sexual fuera del matrimonio, que es pecado (1 Corintios 6: 9; Génesis 2:24; Mateo 19: 6). La razón por la que existen los clubes de striptease es para promover la lujuria, la sensualidad, la perversión y la inmoralidad sexual. El ambiente allí no es acogedor para Jesús, y sus seguidores no deberían ir a ese lugar. Algunos cristianos (muy pocos) están llamados a ministrar a strippers y a aquellos atrapados en esa industria. Esta es la única razón por la que un cristiano entraría en un club de striptease que remotamente podría estar de acuerdo con los deseos de Dios.

Sin embargo, la pregunta plantea un tema mucho más importante: el de las consecuencias y el remedio del pecado. La Biblia nos dice que cada persona ha perdido la intención que Dios tiene para nosotros al pecar (Génesis 3:11; Romanos 3:23; 5:12) y el castigo por el pecado es la muerte (Romanos 6:23). Cuando surgen preguntas sobre si esta actividad u otra es pecado, lo que a veces estamos tratando de averiguar es qué quiere Dios que hagamos o no hagamos. A menudo queremos un conjunto definido de reglas para vivir, pensando que si podemos mantener las reglas lo suficientemente bien, ganaremos el favor de Dios. Y, aunque Dios establece Sus expectativas sobre nuestro comportamiento, nuestra relación con Él no depende de nuestra adhesión a las reglas.

Nuestra relación con Dios se basa en nuestra confianza en lo que hizo Jesús en la cruz: murió por nuestros pecados para hacernos justos con Dios (1 Juan 1: 7; Tito 3: 5). Es por la gracia de Dios que somos salvos (Efesios 2: 8-10). También somos hechos nuevos (2 Corintios 5:17, 21; Colosenses 1:10) y nuestros deseos comienzan a inclinarse hacia querer agradar a Dios. Nuestro objetivo cambia de preguntarnos acerca de cómo no ofender a Dios o tratar de ganar su favor evitando ciertos pecados, a querer vivir una vida que le agrade. Llegamos a desear vivir una vida pura, justa e incluso santa (Mateo 5: 8; 1 Pedro 1: 15-16). En lugar de simplemente evitar lo que es malo, buscamos lo que es bueno. Como cristianos, somos aceptados por Dios y esa aceptación hace nacer en nosotros un deseo de honrarlo (1 Juan 3: 1, 9-10; Filipenses 2:15).

Entonces, cuando preguntamos si es pecado ir a un club de striptease o ver strippers, la respuesta es sí. Pero en lugar de buscar una lista de pecados, como cristianos, nuestro enfoque principal debería estar en comenzar a cambiar a actividades que agraden a Dios (Filipenses 4:8).



Verdad relacionados:

¿La Biblia dice algo sobre el voyerismo?

¿Qué dice la Biblia sobre la lujuria? ¿Qué es la lujuria?

¿Es la pornografía un pecado?

¿Qué pasos prácticos puedo tomar para superar una adicción a la pornografía en Internet?

¿Menciona la Biblia la adicción al sexo?


Volver a:
La verdad sobre el pecado






Buscar:



Navegación

Acerca

Fe