¿Cuál es el significado de la Cena del Señor?

Celebrar la Cena del Señor es profundamente significativo. Se realizó por primera vez cuando Jesús celebró la fiesta de la Pascua con sus discípulos la noche antes de ser traicionado, la Cena del Señor, o la Comunión Cristiana, conmemora la muerte de nuestro Señor y su victoria sobre la muerte en la resurrección, así como a su venida a la tierra nuevamente al final de los tiempos.

Entre las fiestas anuales ordenadas por Dios a la nación judía, la Pascua era la más importante. Esta fiesta fue una época de recordar la liberación de los judíos de su esclavitud en Egipto, provocada por una terrible plaga enviada por Dios sobre los egipcios. Después de otras nueve plagas, Dios mató a todos los primogénitos de los egipcios. Los primogénitos de los judíos (israelitas) se salvaron porque Moisés (a través de Dios) les dio instrucciones de matar un cordero para la Pascua y rociar su sangre en los postes de sus casas. Entonces la muerte pasó por alto las casas que tenían sangre (Éxodo 12). Para mantener este evento milagroso e histórico siempre en sus recuerdos, Dios mandó a los judíos que celebraran la Pascua todos los años.

La celebración de la Pascua que Jesús conmemoró con sus discípulos se conoce como la Última Cena. Los panes sin levadura y el vino son partes tradicionales de la comida de Pascua. Específicamente, hay cuatro copas de vino. Jesús instituyó la comunión en la tercera copa. El apóstol Pablo lo describe así: "Yo recibí del Señor lo mismo que les transmití a ustedes: Que el Señor Jesús, la noche en que fue traicionado, tomó pan, y, después de dar gracias, lo partió y dijo: «Este pan es mi cuerpo, que por ustedes entrego; hagan esto en memoria de mí». De la misma manera, después de cenar, tomó la copa y dijo: «Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre; hagan esto, cada vez que beban de ella, en memoria de mí». Porque cada vez que comen este pan y beben de esta copa, proclaman la muerte del Señor hasta que él venga."(1 Corintios 11: 23-26). Los cuatro escritores del Evangelio también nos dan los detalles de este importante evento (Mateo 26: 26-30; Marcos 14: 17-25; Lucas 22: 7-22; Juan 13: 21-30). Después de que terminaron de comer, Jesús y sus discípulos cantaron un himno y se dirigieron al jardín de Getsemaní, donde su discípulo desleal Judas estaba esperando para traicionarlo en manos de sus enemigos (Mateo 26:30). Al día siguiente, Jesús se sometió a pruebas y sufrimientos, después de lo cual fue crucificado.

Oportunamente, y de acuerdo con la tradición, Jesús partió el pan antes de dárselo a los discípulos. Esta fragmentación del pan presagió la fragilidad de su cuerpo debido a su flagelación y cruel clavado en la cruz. El rey David, en el Salmo 22, y el profeta Isaías (capítulo 53) habían profetizado sobre el gran sufrimiento físico y mental que soportaría. Y el vino derramado que Jesús y sus amigos bebieron esa noche era un símbolo apropiado de la sangre que se derramaría al día siguiente. Como los judíos debían elegir un cordero perfecto para la cena de Pascua (y sus medios de redención), así Jesús, el perfecto Hijo de Dios, el "Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo", como lo llamó Juan el Bautista Él (Juan 1:29) se convirtió en el medio de la redención de los pecadores. Al hacerlo, cumplió muchas profecías del Antiguo Testamento, incluyendo Génesis 3:15. Y como esto sería una fiesta de conmemoración, se llevaría a cabo en las generaciones futuras.

Jesús habla de un nuevo pacto (Lucas 22:20). El sacrificio de un cordero, requerido por el antiguo pacto, se terminó, cumpliendo su propósito (Hebreos 8: 8-13.) El sacrificio único de Cristo, el Cordero de la Pascua de Dios, estableció un nuevo pacto. Este nuevo pacto, en el que recibimos el perdón de los pecados y la vida eterna a través de la sangre derramada de Cristo y su cuerpo quebrantado, se celebra al recordarlo en la Cena del Señor.

El Apóstol Pablo enfatiza una advertencia (que no se encuentra en los Evangelios) sobre comer los elementos de la Comunión (pan y vino) de manera indigna. "Por lo tanto, cualquiera que coma el pan o beba de la copa del Señor de manera indigna será culpable de pecar contra el cuerpo y la sangre del Señor. Así que cada uno debe examinarse a sí mismo antes de comer el pan y beber de la copa. Porque el que come y bebe sin discernir el cuerpo come y bebe su propia condena." (1 Corintios 11: 27-29). Algunos ejemplos de comer y beber indignamente son la falta de aprecio por la profundidad del sufrimiento que Jesús soportó para salvarnos, o no estar dispuesto a confesar los pecados, o mirar la Cena del Señor como solo un rito. Para no comer indignamente, Pablo nos dice que nos examinemos antes de presentarnos a la mesa.

Pablo también nos recuerda que hay un límite de tiempo en esta ceremonia. Él dice: “[…] proclaman la muerte del Señor hasta que él venga." (1 Corintios 11:26). Desde la primera Cena del Señor en el aposento alto hasta que él regrese a la tierra, debemos recordar en repetidas ocasiones su muerte por medio de los humildes símbolos del pan y el vino.



Verdad relacionados:

¿Por qué hay tanto desacuerdo sobre la Santa Cena?

¿Qué es el bautismo cristiano?

¿Qué simboliza el bautismo en agua?

¿Cómo debe usar una iglesia las ofrendas que recibe?

¿Cuál fue el propósito de Dios al establecer la iglesia?


Volver a:
La verdad sobre la iglesia






Buscar:



Navegación

Acerca

Fe