¿Qué es el calvinismo?

Mucha gente piensa que el calvinismo (también conocido como teología reformada) fue inventado por el teólogo francés John Calvin, y que a Calvin se le ocurrió el acrónimo TULIP. La verdad es que el sistema teológico que lleva el nombre de Calvino se opuso a las enseñanzas del teólogo holandés Jacob Arminio, cuyas "cinco remonstrancias" fueron presentadas por sus seguidores en el Sínodo de Dort en el 1610, un año después de la muerte de Jacob Arminio y 46 años después que Calvino murió. Los juicios del Sínodo, conocidos como los Cánones de Dort, se opusieron al punto de vista arminiano con cinco puntos de doctrina, cada uno en respuesta a uno de los cinco artículos de la Remonstrancia. Fue esta respuesta la que dio origen a lo que desde entonces se conoce como los Cinco Puntos del Calvinismo.

El acrónimo TULIP (en inglés) es una manera simple de recordar los cinco puntos del calvinismo con respecto a la salvación. Las letras representan depravación total, elección incondicional, expiación limitada, gracia irresistible y perseverancia de los santos. Estos se resumen a continuación.

Depravación total: como resultado de la caída de Adán, toda la raza humana se ve afectada; toda la humanidad está muerta en delitos y pecados. El hombre no puede salvarse a sí mismo (Génesis 6: 5; Jeremías 17: 9; Romanos 3: 10-18).

Elección incondicional: debido a que el hombre está muerto en sus pecados, no puede iniciar una respuesta a Dios; por lo tanto, en la eternidad pasada, Dios eligió a ciertas personas para salvación. La elección y la predestinación son incondicionales, ya que no se basan en la respuesta del hombre (Romanos 8: 29-30; 9:11; Efesios 1: 4-6, 11-12). La Escritura es clara en que el hombre es tanto incapaz como totalmente reacio a responderle a Dios.

Expiación limitada: debido a que Dios determinó que ciertas personas deberían ser salvas como resultado de la elección incondicional de Dios, Él determinó que Cristo debería morir solo por los elegidos, limitando así la expiación a los elegidos. Todos los que Dios ha escogido, aquellos por quienes Cristo murió, serán salvos (Mateo 1:21; Juan 10:11; 17: 9; Hechos 20:28; Romanos 8:32; Efesios 5:25).

Gracia irresistible: Dios atrae a los que ha elegido a través de la gracia que es irresistible. Dios hace al hombre dispuesto a venir a Él. Cuando Dios llama, el hombre responde, no porque sea forzado, sino porque ese es el deseo de su corazón cambiado (Juan 6:37, 44; 10:16).

Perseverancia de los santos: los que Dios ha elegido y atraído a sí mismo a través del Espíritu Santo perseverarán en la fe. Ninguno de los que Dios ha elegido se perderá, ya que están eternamente seguros (Juan 10: 27-29; Romanos 8: 29-30; Efesios 1: 3-14).

Si bien todas estas doctrinas tienen una base bíblica, muchas personas rechazan todas o algunas de ellas. Los llamados "calvinistas de cuatro puntos" aceptan la depravación total, la elección incondicional, la gracia irresistible y la perseverancia de los santos como doctrinas bíblicas. El hombre es definitivamente pecaminoso e incapaz de creer en Dios por sí mismo. Dios elige a las personas basándose solo en su divina voluntad. La elección no se basa en ningún mérito en la persona elegida. Todos aquellos a quienes Dios ha elegido vendrán a Cristo a través del don de la fe. Todos aquellos que verdaderamente han nacido de nuevo perseverarán en su fe. Sin embargo, en cuanto a la expiación limitada, los calvinistas de cuatro puntos creen que la expiación es ilimitada, argumentando que la Biblia apoya la idea de que Jesús murió por los pecados del mundo entero, no solo por los pecados de los elegidos. "Él es el sacrificio por el perdón de nuestros pecados, y no solo por los nuestros, sino por los de todo el mundo." (1 Juan 2: 2). Otros versículos utilizados para oponerse a la expiación limitada son Juan 1:29, Juan 3:16, 1 Timoteo 2: 6 y 2 Pedro 2: 1.

Sin embargo, los calvinistas de cinco puntos ven problemas con el calvinismo de cuatro puntos, en particular con el punto que si la Depravación Total fuese cierta, la Expiación Ilimitada no puede ser lógicamente verdadera. Si Jesús murió por los pecados de cada persona, si su muerte es suficiente para un individuo entonces depende de si esa persona "acepta" a Cristo. Pero el hombre en su estado natural no tiene capacidad para elegir a Dios, ni siquiera para desear elegir a Dios. Por lo tanto, la Depravación Total hace imposible la Expiación Ilimitada.

Hay muchos argumentos en ambos lados, pero lo más importante para recordar es que todos los que creen en Cristo serán salvos (Juan 3:16) y que no rechazará a ninguno de los que el Padre le ha dado (Juan 10:27 -29). Jesús dijo: "Todos los que el Padre me da vendrán a mí; y al que a mí viene, no lo rechazo." (Juan 6:37). Incluso si no entendemos completamente la mente de Dios, podemos confiar en que toda persona que desee a Dios estará con Dios y tendrá pleno acceso a la obra que Cristo realizó en la cruz (Hebreos 10:10, 14).



Verdad relacionados:

¿Qué es la teología reformada?

¿Por qué hay tanto conflicto entre los cristianos sobre la ley vs. gracia?

¿Qué es la Teología del Pacto?

¿Qué es el dispensacionalismo?

¿Cómo sabemos si una doctrina es realmente bíblica?


Volver a:
La verdad sobre la teología







Buscar:



Navegación

Acerca

Fe