¿Dice la Biblia algo sobre endeudarse monetariamente?

La Biblia advierte sobre los peligros de las deudas y la sabiduría indica que es mejor no acumular deudas. Pero la Biblia no prohíbe todas las formas de deuda. Sus palabras más duras sobre la deuda están dirigidas a los prestamistas abusivos, no a los endeudados.

Proverbios 22: 7 advierte: "Los ricos son los amos de los pobres; los deudores son esclavos de sus acreedores." La deuda puede convertirse en una forma de esclavitud, razón por la cual es mejor evitarla si es posible. El Salmo 37:21 dice: "Los malvados piden prestado y no pagan, pero los justos dan con generosidad." Romanos 13: 1–7 nos dice que debemos respetar la autoridad y dar a todos lo que se les debe. Cualquiera que asuma una deuda debe planificar su pago y hacerlo de manera oportuna.

En el otro lado de la ecuación, la Biblia habla en contra de los prestamistas que se aprovechan de aquellos a quienes prestan. No hay nada de malo en recibir una tasa de interés justa por el dinero prestado (Deuteronomio 23:20; Mateo 25:27). Pero Dios instruyó a los israelitas a no cobrar intereses al hacer un préstamo a un compañero israelita que era pobre (Levítico 25: 35–38). Dios aparentemente vinculó su salida de los israelitas de Egipto a la razón detrás de su mandato.

Esta ley levítica en particular ayudaría a permitir a los pobres una vía para salir de la pobreza sin humillaciones o sin hacer que su deuda fuese más profunda. El préstamo estaba destinado a ayudar a los pobres, no como un medio de ganancia financiera para el prestamista.

Curiosamente, esta ley puso al prestamista en condiciones de extender algo del mismo tipo de gracia que Dios nos extiende. Dios proveyó al pueblo de Israel escape de sus esclavizadores egipcios hacia la Tierra Prometida (Éxodo; Levítico 25:38). El prestamista ayudó a proporcionar un escape para el hermano pobre. Él mismo sufriría la pérdida del uso del dinero y del interés que podría haber ganado, pero debe hacer este sacrificio en beneficio de otro y en agradecimiento por la liberación que Dios le dio gratuitamente.

Dios nos proporciona una especie de escape de la esclavitud del pecado y un futuro prometido con Él. No nos cobra "interés" por esto, sino que nos ofrece salvación y vida gratuitamente (Efesios 2: 8-10; Juan 10:10). De manera similar, debemos responder al perdón, la gracia y la misericordia de Dios siendo perdonadores, misericordiosos y generosos con los demás. Jesús ilustra esto en Mateo 18: 23–35 (véase también Lucas 6: 27–31).

Romanos 13: 8 dice: "No tengan deudas pendientes con nadie, a no ser la de amarse unos a otros. De hecho, quien ama al prójimo ha cumplido la ley." Es mejor evitar las deudas si es posible. Pero, nuevamente, la Biblia no prohíbe pedir dinero prestado. Pídele a Dios sabiduría (Santiago 1: 5) y obedece Su dirección.



Verdad relacionados:

¿Qué debe hacer un cristiano que está endeudado?

¿Cómo debe responder un cristiano a una crisis financiera?

¿Hay tal cosa como una carrera cristiana? ¿Qué carreras pueden considerar los cristianos?

¿Cuál es la visión cristiana sobre los pasatiempos?

¿Qué dice la Biblia acerca del propósito de la vida?


Volver a:
La verdad sobre las decisiones de vida







Buscar:



Navegación

Acerca

Fe